¿PENSANDO EN SEPARACIÓN?

¿Que les ha llevado a considerar cada día que la mejor opción es la separación? fue la pregunta que le formulé a una esposa desesperada que ya no resistía a su marido. Son tantas cosas– me dijo- que ya no se ni como ni cuando empezó todo. Nos casamos enamorados, vivimos estos 15 años pero hubo un momento en que todo comenzó a ir mal.

Esta ha sido la historia de muchas parejas que han experimentado que de alguna manera algo sucedió en sus relaciones y todo comenzó a cambiar: Se nos acabó el amor, ya no sentimos nada, ya no hay mariposas en el estomago, ya no es el mismo, ya no es la misma, vive de mal genio, etc.

Lamentablemente hemos construido relaciones basados en nosotros mismos, en lo que esperamos del otro y en lo que sentimos. Olvidamos que las relaciones cambian y que hay ciclos en las mismas que debemos considerar, que hay emociones y necesidades en nuestro cónyuge que debemos tener en cuenta y que muchas veces a a lo que llamamos amor no corresponde a una realidad.

Siempre nos encantaron los cuentos de hadas, donde el príncipe azul lucha contra el dragón para quedarse al fin con la princesa, casarse y ser felices por siempre. En el fondo de nuestro ser buscamos a alguien para que nos haga felices, para que nos complazca, nos ame, nos cuide, nos sea fiel, nos proteja, nos de seguridad, en fin, casi un dios creado para hacer de nuestras vidas la mejor experiencia. Pero ¿ese es el verdadero propósito del matrimonio? ¿como construir una sana relación de pareja si desconocemos ese propósito?

Hay lugar para la separación con propósito, es decir, mientras se busca ayuda, mientras se establecen limites, mientras se trabaja en las heridas causales de esta separación siempre y cuando haya la intención de regresar. En tal caso, buscar apoyo en consejería matrimonial es muy necesario.

Sin embargo, si ya tomaste la decisión de la separación o el  divorcio y crees que has hecho todo lo posible para reparar y no se puede, este camino te ofrece otras responsabilidades para continuar construyendo. algunas de ellas son:

  1. La resolución emocional de las experiencias vividas. Eso significa que toda pérdida, separación o ruptura, deja una serie de vivencias y recuerdos que deben ser resueltas en la elaboración de un duelo. Es responsabilidad de cada persona que asume el divorcio como alternativa, que realice el respectivo duelo, si es necesario perdonar las ofensas vividas y echar mano al respeto que cada uno merece por el hecho de ser personas, mas cuando hubo algo que un día les permitió decidir iniciar una relación.
  2. Mantener relaciones cordiales, sobre todo cunado hay hijos de por medio. ¿Porque volverse enemigos? Esto ocurre cuando el punto anterior no se ha desarrollado. Si no pudieron caminar juntos en el matrimonio, deben asegurar de que sus hijos no vivan la cruel realidad de vivir entre dos adversarios y escuchar comentarios despectivos de sus progenitores, ya que para ellos siempre serán sus padres y  madres.
  3. No hable mal de los padres o madres de sus hijos(as). Una tendencia cuando no se ha solucionado lo emocional es que se usa a los hijos para hacerles ver los defectos del otro o recriminar conductas vistas en los hijos comparándola con las actitudes de los padres. Ejemplo: ahí esta pintado(a), igualito a su papá. esto puede ayudar a que ellos crean que son malos y les hará sentirse inseguros temiendo a perder la relación y generando una mirada negativa hacia el progenitor.
  4. Resalte siempre lo positivo. Cuando hablen de sus ex-maridos o ex-esposas, mencionen lo  positivo de ellos, que sus hijos e hijas sientan que la separación fue una decisión de adultos y no responsabilidad de ellos.
  5. Esté dispuesto(a) a dar razones del porque se separó.  Los hijos preguntaran ¿porque? sino lo hacen a ustedes, lo harán consigo mismos o con cualquiera. Hable de ello, pero no le eche la culpa solo al otro, hable de las razones sin dañar la imagen del otro. Se esperaría que las tenga claras y no suenen simplemente a pataletas, reacciones de venganza, represalias, la primer puerta que encontró, sino también, de lo mucho que intentaron resolver los conflictos y no fue posible. Tal vez no sea suficiente para ellos, pero tendrán una respuesta directa de parte de ustedes.
  6. Pónganse de acuerdo. Así como cuando vivían juntos, los acuerdos son importantes. La disciplina no termina porque no conviven, debe continuar. Durante el espacio de tiempo que compartan con sus hijos, los fines de semana que les corresponden o como sea que hayan llegado a acuerdos, manejen los mismo criterios: hora de dormir, permisos de salidas y hasta que hora. Que no sientan que hay un lado mas débil que otro. Recuerden que el divorcio o la separación no quita la responsabilidad de criar y dirigir a los hijos e hijas.

También considere la posibilidad de reparar y reconciliar, muchas parejas han regresado al propósito matrimonial después de un tiempo, aun cuando legalmente se hayan divorciado, el amor cubre la falta y llega a lugares donde el orgullo jamas se atrevería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s